Aunque la mañana esta nublada la temperatura es agradable, unos 14º C. Don Perplejo y don Alucinado platicaban en la acera de una céntrica calle. A su izquierda hay un cruce con una rotonda en la que en el centro hay plantado un mástil de unos 25 metros de alto enarbolando una gran bandera nacional. A sus espaldas, un edificio administrativo, no muy alto, de color gris con la entrada acristalada y ventanas estrechas de dos...
Nunca olvides tu carísmapara encontrar algo belloBusca dentro de ti mismaa buen seguro darás con ello Núnca existe nada tan […]
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.Lorem ipsum dolor […]
TUS LOGROS Nunca olvides tu carísmapara encontrar algo belloBusca dentro de ti mismaa buen seguro darás con ello Núnca existe […]
PAJARO HERIDO Vuelo inútil: la luna ya ha perdido tu espírituy tu canto tiene por estela el silencio.Pronto, estrella llovida, […]
OH AQUELLOS DIAS CLAROS DE MI NIÑEZ Oh aquellos días claros de mi niñez, aquellosdías entre jardines, libros y sueños,las […]
TAL VEZ SEA ESO LA TARDE Tal vez sea la tarde, un martillazo en los ojos. Y la ciudad una […]
NOSTALGIA DE LOS SUEÑOS Sueños de la niñez. Los brazos del gigante de la barba de platame llevan al país […]
EN LA RIBERA VERDE La madrugada llega como una barca de luz a la deriva.Emerge la ciudad de entre los […]
Don Perplejo está fijando unos cables en una pared de ladrillo visto en la terraza de un ático. Es una tarde soleada de primavera y los rayos del sol penetran como haces de luz por la aberturas del toldo. De vez en cuando se detiene para mirar y oler las flores de unas macetas bien cuidadas con geranios, rosales y de dos arbustos de lilas que había en unos macetones...
Comentarios recientes